Inicio / POLÍTICA / Una democracia en acción contra viento y marea por Francisco Javier Zago

Una democracia en acción contra viento y marea por Francisco Javier Zago

Compartir

Estimados amigos demócratas, ha llegado la hora del frente como opción política. No es suficiente un diagnostico brillante para que el enfermo comience a sanar. Mucho menos alcanza cuando el diagnostico se reduce al carisma de un grupo de dirigentes .

 

 

Para ello Nuestro Frente debe profundizar hacia adentro su proyecto democratizador, debemos enriquecernos con el debate de ideas, homogeneizando y extendiendo un discurso que tiene que ser del frente en su conjunto, superando antiguos encorsetamientos ideológicos, adaptando principios permanentes a circunstancias actuales, trascendiendo viejas rutinas que nos puede sumir una vez mas en la esterilidad.

 

Reinsertándose rápidamente en la sociedad, pasando de un proceso de estatización de la política a un proceso de socialización de ella, sin ambiciones hegemónicas, ni sueños movimientistas, tampoco revisando padrones, ocupando si espacios vitales desde los cuales se articule el proyecto de transformación social que nuestro frente esta en condiciones de ofrecer, se termino el tiempo de la demagogia, del paternalismo, de los acaudillamientos de distinto tipo que se adueñan de grandes y aun loables proyectos, que luego dadivosamente bajaban a la sociedad en su conjunto, relegándola , empero, a una situación pasiva, de infantil relajamiento y de ausencias de responsabilidades protagónicas .

 

Es preciso que Transformemos a los ciudadanos en sujetos activos de la transformación social a través de la participación, porque sino en lo inmediato reaparecerán los problemas de fondo, que vienen de historia de la según mitad del siglo 20. De manera muy esquemática, si vemos la política económica en perspectiva, es la historia de la crisis fiscal con impacto en el federalismo y de la inflación. Estos son dos problemas con una herencia de muy fuerte duración. No solo porque se prolonga en el tiempo, sino porque constituye una estructura muy difícil de modificar y reorientar porque existe una cultura inflacionaria en la argentina que, además, abona el déficit fiscal con evidente impacto social.

 

Por eso tanto el gobierno nacional como provincial está obligado por las fuerzas de las cosas, a encarar estas reformas estructurales. Porque sino indefectiblemente la inflación y el déficit fiscal se los comen, como se devoraron a los gobiernos anteriores, que no pudieron encarar este tipo de reformas, porque sino encaramos con responsabilidad estos temas apoyando la decisión de nuestro gobernador que busca el equilibrio entre la historia y la doctrina del Frente con el equilibrio necesario de una administración, sino caeríamos en la demagogia de los entusiasmos de corto plazo que en la década del 80 y del 90 auguraron depresiones posteriores: por ejemplo con la llamada reforma menemista con la convertilidad de la década del 90.

 

El gran desafío es realizar reformas estructurales por medio de la deliberación, la negociación y el consenso, estas premisas es la que encara nuestro gobernador a través de su administración, dejando de lado la vieja receta de la imposición como siempre llegaron las reformas en las argentinas de arriba hacia abajo. En definitiva este proceso debe culminar con un respaldo compartido entre oficialismo y oposición, ese es nuestro gran desafio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 20 =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa