Inicio / #ÚLTIMOMOMENTO / Todo por River: la travesía de los hinchas para llegar a la final de la Copa Libertadores

Todo por River: la travesía de los hinchas para llegar a la final de la Copa Libertadores

Compartir

Aviones, micros, autos alquilados y horas eternas de viajes y escalas para cumplir el sueño de viajar a ver la final de la Copa Libertadores ante el Flamengo.

Veinte horas de viaje. Tres vuelos en avión y un micro. A partir del cambio de sede de la final de la Copa Libertadores de Santiago a Lima, los hinchas de River se animaron a planificar las rutas más insólitas para viajar a Perú. Con ellos habló minutuno.com.

Si bien el rumor había comenzado a circular unos minutos antes, el martes a las 19.52 la Conmebol confirmó el traslado de la sede y los socios del Millonario que ya tenían comprada su entrada – 80 dólares- comenzaron a vivir una odisea para poder llegar a Lima. Los precios de los vuelos tanto desde Buenos Aires como desde Santiago se dispararon, llegando a costar más de 500 dólares por tramo.

20 HORAS DE VIAJE, CON 3 VUELOS Y UN VIAJE EN MICRO

La misma noche que River pasó a la final, Nicolás sacó el pasaje a Mendoza por una low cost para el viernes 22 de noviembre. La idea era llegar a Santiago en micro el 23 por la mañana. Sin embargo, los planes dieron un giro rotundo tras el cambio de sede. La prudencia de reservar alojamiento, micro y vuelos con cambio le permitió recuperar casi el 100% de los gastos.

Finalmente, la historia fue otra: Nicolás tendrá que hacer 20 horas de viaje, con dos vuelos primero, un micro y otro viaje en avión más.

Vuela el jueves 21 a las 16 desde Buenos Aires hacia Santiago por 12 mil pesos que pudo sacar en cuotas fijas. Ese mismo jueves, tres horas después de aterrizar en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, la odisea continúa con un vuelo a Arica –una ciudad al norte de Chile- de casi tres horas para tomar luego un micro que cruce la frontera hasta la localidad peruana de Tacna. Recién el viernes 22 a las 9 de la mañana, Nicolás va a tomar el vuelo a Lima, llegando a las 11 (hora local).

El regreso es similar: el domingo 24 después del partido, Nicolás tomará un vuelo de Lima a Tacna, volverá a cruzar a Arica en micro para recién el lunes 25 volar a Santiago y llegar a Buenos Aires el lunes por la tarde.

UN CRUCE A LOS ANDES Y LA REVANCHA TRAS FALTAR A MADRID

Tras el cambio de sede, solo para llegar a Lima Mariano tendrá que viajar dos horas en avión, seis en auto cruzando la cordillera y otras cuatro en avión.

Con mucha fe, antes del partido de vuelta con Boca en La Bombonera, Mariano había comprado un vuelo con millas, ida y vuelta a Mendoza, saliendo el viernes 22 y regresando el lunes 25. La idea era cruzar a Chile con un auto. Este tramo dura aproximadamente seis horas, saliendo de la capital mendocina y llegando a Santiago, cruzando la frontera por el paso Cristo Redentor: “Es medio complicado el viaje porque hay que cruzar Los Andes, pero bueno, todo por River”.

Solo el alquiler del coche costó 8.100 pesos, a lo que deberá sumarle 4 mil de nafta para llenar el tanque de ida y vuelta, más 35 dólares por día de estacionamiento en el aeropuerto de Santiago.

Pero la situación cambió cuando se trasladó el partido a Lima: “Desde que el miércoles empezó la reunión a las 14 que estuve al lado de la computadora atento a que definan la sede, estaba desesperado porque si era Lima tenía que sacar el vuelo ida y vuelta desde Santiago”, contó. Pero no solo se trataba de su pasaje, sino también el de su hermano y el de un amigo.

Mariano no se dio por vencido: “Intenté dos veces sacar el vuelo a Lima y ambas me lo rechazó”. Mientras tanto, a medida que pasaban los minutos, los pasajes aumentaban por la demanda. “Tenía muchos nervios. En el medio me llamaba gente, mi hermano, mis viejos, mis amigos… No podía contestarle a nadie. A la tercera, probé solo con el pasaje de ida con un precio más caro y me lo aceptaron. Me quedé tranquilo porque tenía vuelo a Lima, pero no había vuelos para volver y me desesperé”.

Al igual que muchos, Mariano estaba limitado por su vuelo de Mendoza: “Para volver buscaba micros, cualquier cosa. Hice una reserva y a las 3 am me la cancelaron. Me levanté a las 6 de los nervios, dudaba de la reserva y terminé comprando otro vuelo mucho más caro”.

El vuelo de ida a Lima le costó 9 mil pesos y el de regreso 13 mil. En cuanto al hospedaje, serán dos noches en la ciudad peruana por 6 mil pesos.

Tras la final de 2018 trasladada a Madrid por los incidentes en el Monumental en el partido entre River y Boca, muchos se habían perdido la oportunidad de vivir el partido y compartir su pasión con sus seres queridos y esta será una revancha para más de un hincha.

 

Fuente: Minuto Uno

Dejanos tu comentario

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa