El macabro hallazgo ocurrió este miércoles a las 18, en el barrio Empalme Graneros, donde vecinos suelen tirar sus residuos a diario para que sean incinerados en el baldío.

Hasta el momento, en la zona no se reportaron denuncias por menores desaparecidos, por lo que este jueves, con la luz del día, comenzaron a rastrillar la zona en busca de objetos importantes para esclarecer el hecho.

La violencia en Rosario no cesa, y en lo que va del año se registraron más de 40 muertes en circunstancias violentas, en su mayoría vinculadas a guerras entre bandas de narcomenudeo.

A tal punto, que el ministro de Seguridad de Santa Fe declaró: “Vine a descansar (a Buenos Aires) porque sino allá me cagan a tiros”.