Inicio / #ÚLTIMASNOTICIAS / «Real Historias de Indios. El poblamiento del territorio indígena. Los resistentes», por Raúl Coronel

«Real Historias de Indios. El poblamiento del territorio indígena. Los resistentes», por Raúl Coronel

Compartir

Por Real Cédula del Rey Carlos III del 27 de febrero de 1767 se expulsó a los Jesuitas de todos los territorios del dominio español y se confiscaron sus propiedades. En el Río de la Plata la ejecutó el Gobernador Francisco de Paula Bucareli y Urzúa y en San Fernando del Río Negro, el Corregidor Sebastián Casafuz desde Corrientes. Fueron apresados y encarcelados los Padres José Klein y Juan Francisco Quesada.

El Padre Klein conminado, entregó la Parroquia y patrimonio, entre ellos la estancia Las Garzas con más de 12.000 cabezas de ganado, ubicada en inmediaciones de Bella Vista Corrientes. José Klein era Doctor en Filosofía, falleció en Silesia en 1773 Polonia parte en República Checa y Alemania. Para ese año sus conversos estaban en el monte.

Dr. Raúl Osvaldo Coronel
Abogado Mat.764 STJ Chaco
Especialista en Evaluaciones Ambientales

En ese año 1773 Casafuz informó a la Junta de Temporalidades de Buenos Aires que la Reducción San Fernando, estaba vacía sólo ocupada por delegados de la Iglesia y un Destacamento de Milicias de su mando. Pero los Abipones, Qom y Mocovíes no dejaron de incursionar contra las poblaciones ya que no quisieron al blanco como amigo y menos aún como enemigo.

Viene la etapa de la emancipación y las Provincias van a estar ocupadas en ese proceso. Recién en 1825 se formalizó un Tratado de Paz entre el Gobernador Pedro Ferre de Corrientes y principales Caciques Chaqueños con las bases de la formula Jesuita. Se reconoció al indio el dominio de sus tierras y aguadas a cambio del libre tránsito de tropas militares, se facilitó el comercio con el aborigen y la explotación de los bosques.

Sancionada la Constitución y pacificada la Confederación se dijo someter al indio a la civilización. Se ejecutaron actos formales de posesión de territorios en los límites con un Paraguay poderoso y se suscribió el 15 de julio de 1852 un Tratado de Límites, que aseguraba el dominio argentino del Chaco, que no fue ratificado por el Congreso. En 1856 un nuevo Tratado sobre comercio y amistad que aplaza los contenidos del de 1852.

En 1855 se sancionó la Ley N°43, facultaba al Poder Ejecutivo Nacional comandar los gastos para la apertura y seguridad de un camino que comunique a las Provincias del Norte con el Río Paraná atravesando el Chaco. Hacia 1862 asoma la Guerra de la Triple Alianza y cobró importancia el Territorio del Chaco. En 1864 se sancionó la Ley N° 107 disponiendo construir un camino con dinero de Rentas Generales, desde la margen derecha del Río Paraná, frente a Corrientes hasta Santiago del Estero.

Ese camino debía arrancar de una población sobre el Paraná y colocarse en una ventajosa posición y se mandó hacer el reconocimiento con persona competente al Gobernador de Corrientes. Manuel Ignacio Lagraña encomendó la tarea al Ingeniero Couland que en 1865 elevo su informe y planos. El lugar elegido para la capital del Chaco, la ubicó a 5 leguas, frente a Corrientes, entre los Ríos Iné y Tragadero. El lugar elegido no satisfizo y en marzo de 1865 se comisionó al Ingeniero Pompeyo Monetta para un nuevo trazado, suspendido por la guerra con Paraguay.

En 1869 la heroica Nación Paraguaya cae vencida ante la Triple Alianza, cuyo instrumento jurídico de conformación no favorece a Argentina y sumada la debilidad diplomática, pone en peligro el territorio del Gran Chaco. El diferendo de solucionó recién en 1878 mediante el Laudo Arbitral del presidente de EEUU Rutherford B. Hayes por la que Argentina tuvo que entregar en 1879 el territorio que comprendía a Villa Occidental.

Ínterin, el Presidente Sarmiento dictó un decreto de “necesidad y urgencia”, estando dice, en peligro una parte del Territorio Nacional y el 31 de enero 1872, en acuerdo de Ministros, creó la Gobernación del Chaco, designó a Julio de Vedia Gobernador y a Villa Occidental Capital. La mayoría opositora no lo justificó pero se sanciona la Ley N° 576 que lo ratificó. Se cumplimentó con la Ley N°686 que mandó fundar pueblos frente a Rincón de Soto, Bella Vista, Empedrado y Corrientes.

En 1875 se reglamentó la Ley N° 686 que mandando fundar colonias y cantones militares a lo largo del Río Paraná. Designó una Comisión Exploradora para reconocer el territorio y elegir los puntos más elevados para fundar pueblos. Quedó constituida por Aurelio Díaz Jefe Político del Chaco, Coronel Manuel Obligado Jefe de la Frontera Norte y el Agrimensor Arturo Seelstrang. Posteriormente ingresaron el Agrimensor Enrique Foster y los auxiliares Felipe Vázquez y Wenceslao Castellanos.

A su vez la población criolla e india del Chaco a mitad del Siglo XIX se encontraba en obrajes de los correntinos Simeón Borda en Barranqueras, Sinforoso Cáceres en el Paralelo 28 y Ramón Vázquez en la actual Villa San Martín reconocido en 1864 por el Ing. Pankonin que diseñaba el camino que atravesaría el Chaco. Reforzó la población el Coronel José María Avalos, que se asentó en los restos de San Fernando del Río Negro en 1875, con el vinieron desde Corrientes Félix Seitor, Carlos Corsi, Antonio Brígnole y otros para explotar los bosques.

La Comisión Exploradora procuraba su cometido, remontó embarcada el Río Negro hasta unas 26 millas desde la desembocadura en el riacho Barranqueras. Pese a las dificultades de la navegación por camalotes, a medida que avanzaban, las márgenes se iban elevando y no dudaron que estaban en el lugar apropiado. Anclaron en el Puerto San Fernando (inmediaciones Club de Regatas) decidieron era el lugar para el trazado del pueblo y cantón militar.

En 1875 se trazó la colonia sobre una superficie de 10.000 hectáreas subdivididas en 96 chacras, 149 quintas y 100 manzanas para el pueblo. El pueblo en el extremo oriental de la colonia, distaba a 7.700 m de Barranqueras y 1.800 del Puerto San Fernando. El nombre elegido para la colonia fue “Resistencia” en homenaje a los obrajeros en torno a Ávalos que “resistieron” sin protección de ningún gobierno, las amenazas indias. Dijeron.

Resistencia es la acción de rechazar, repeler, tolerar, aguantar, sufrir, sostener. Todos los ordenamientos jurídicos mundiales y locales reconocen que la única “resistencia” es la indígena, ellos son los que resistieron las políticas exterminadoras, esclavizadoras, que enterraron sus derechos y cultura, una política discriminatoria y racista. Las comunidades indias llevan más de 500 años “resistiendo” sin el derecho a radicarse en algún lugar.

Con tres etnias y otras más en esta provincia, la capital no debe seguir siendo la “resistencia al indio”, ni tener el Chaco una bandera con estrellas, campos verdes y arado sin reconocer la población india con sus emblemas. Son nombres, actos y hechos discriminativos-racistas. El Roca y los militares que dicen, vivieron como gobernadores a esconder en el monte los laureles de Tuyutí, Estero Bellaco Curupaytí, matando indios, siguen dominando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa