Inicio / #ÚLTIMASNOTICIAS / «REAL HISTORIA DE INDIOS. Un Rey arrepentido. Reducciones para Mocovíes y Qom», por Raúl Coronel

«REAL HISTORIA DE INDIOS. Un Rey arrepentido. Reducciones para Mocovíes y Qom», por Raúl Coronel

Compartir

Expulsados los Jesuitas las Reducciones cayeron en ruina y sus habitantes se dispersaron en todo el territorio de la región. Quizás arrepentido el Rey Carlos III en 1769 mando a realizar un informe para comprobar el estado de los asentamientos indígenas, tarea que encomendó al Gobernador de Tucumán Gerónimo Luis Matorras. Tenía como antecedente el haber investigado las irregularidades cometidas con los bienes confiscados a Jesuitas. Entre otras sumarió la pérdida de 15.000 cabezas de ganado de Purísima Concepción responsabilizando a su antecesor Juan Manuel Fernández Campero.

En el año 1774 vino al Chaco Matorras, lo acompañaban en la comitiva el Coronel Gavino Arias y el Canónigo Lorenzo Suárez de Cantillana, más una nutrida expedición bien pertrechada, que partieron del Fuerte de San Fernando del Río del Valle, el 8 de Junio de 1774. Enarboló bien alto en toda la marcha, la Estola de San Francisco Solano remarcando el carácter misional y de paz que traía. (Estola es una prenda de tela que se pone el sacerdote alrededor del cuello para las celebraciones litúrgicas y es el signo de Jesús). Llegó Matorras al Paraje La Cangayé, cercano al Río Bermejo, el 19 de julio del año 1774. Mediante traductores se puso en contacto con los Mocovíes donde firmó las paces con el Cacique Paikín, el 29 de julio de ese 1774.

Dr. Raúl Osvaldo Coronel
Abogado Mat.764 STJ Chaco
Especialista en Evaluaciones Ambientales

El Pacto Matorras-Paikín fue un acuerdo visiblemente favorable para los indígenas, a la manera de los Jesuitas, mantener sin enajenar sus campos, aguadas y árboles, y todo lugar donde estuvieran establecidos. Que los indios no serían tratados como esclavos ni sometidos a encomienda y que no habrá reparto de familias para trabajo alguno. Les aseguró el señorío sobre sus territorios por haber sido de sus antepasados, su hábitat natural, fuente de recursos alimenticios y de abrigo.

 

Pero Gerónimo Matorras no pudo completar su obra, ni comprobar los resultados de su expedición, falleció el 16 de octubre de 1775, antes de que se aprobara el Tratado con Paikín. El Rey dispuso entonces su inmediato reemplazo habiendo aprobado el Tratado con los aborígenes. La designación recayó en  Gavino Arias, militar que asumió el cargo de inmediato para volver a La Cangayé donde había una laguna que los aborígenes le decían “La Cangayé”, que significa laguna traga hombres.

La Matanza de Napalpí – PCR

La misión tenía como objetivo fundar reducciones en cumplimiento del Pacto y debía efectuar los anuncios a los indios con personas idóneas, eligió entonces para el cometido al correntino y Mercedario Padre Bernardo Sena, que de inmediato se internó en los montes. Lamentablemente el Padre Sena no pudo cumplir su misión, lo hacía en un tiempo de sequía, se extravió en el monte, no encontró las lagunas que conocía y murió de sed en el camino. Enterado Arias dispuso su reemplazo por el Franciscano Antonio Lapa.

 

El 2 de junio de 1780 Gavino Arias, se puso en marcha al mando de su expedición desde Tucumán, en el camino rescató los restos del Padre Bernardo Sena. Cargó con ellos y les dio cristiana sepultura en el Altar Mayor de la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores y Santiago de La Cangayé, que fundó ese mismo año para Mocovíes. En homenaje al Padre Sena, se puso su nombre a la calle 4 hacia el Sur de la Av. 25 de Mayo de esta Ciudad de Resistencia. A su vez La Cangayé a la misma calle 4, pero hacia el Norte desde la misma Avenida 25 de Mayo.

La paz de La Cangayé y la soberanía indígena chaqueña – Revista Bohemia

El 7 de agosto de 1780 se reunió Gavino Arias y el Cacique Keyaberikoy y fundo la Reducción y Parroquia para la parcialidad Mocoví que se llamó Nuestra Señora de los Dolores de la Cangayé. Lo hizo con las normas y formalidades del Derecho de Indias, por lo que estableció Cabildo con autoridades indígenas. Designó Gobernador al Cacique Vitalicio Lachiriquín; como alcalde de primer voto a Santiago Queyabirí y a Esaé como Acalde de segundo voto; Teniente de Caciques fue el Cacique Nachirinquín.

 

Seguidamente Gavino Arias concretó la fundación de otra Reducción cerca de la laguna Las Perlas, pero esta vez para la parcialidad Qom. Entre noviembre de 1780 y el 20 de enero de 1781 la fundó con el nombre de San Bernardo de Vértiz, en homenaje a Juan José de Vértiz y Salcedo, militar americano y último Gobernador de Buenos Aires y  Virrey del Río de la Plata entre 1778 y 1784 por su destacada protección al indio. Designo Arias también las autoridades conforme a las formalidades del Derecho Indiano y el Cabildo se conformó con el Cacique Quetaldi como Gobernador, el Cacique Nagueloti como Alcalde de primer voto, Cinquiri Alcalde de segundo voto, Javier Desagoy como Alguacil y como Fiscal al indio Digiti.

 

Hacia el año 1791 sobrevino la decadencia de La Cangayé y San Bernardo de Vértiz por diversas causas. Lo primero, el alejamiento del Virrey Vértiz de la Ciudad de Buenos Aires por haber finalizados su mandato. Le siguió el alejamiento del militar Gavino Arias, que retomó su carrera de las armas que había sido postergada por la expedición, creación y supervisión de las reducciones. Por otra parte el Padre Suárez de Cantillana fue designado Deán de la Catedral de Córdoba tomando posesión, el 13 de octubre de 1791 sin alejarse de las reducciones, pero falleció el 22 de enero de 1799, antes había sido elegido Obispo del Paraguay, cargo que no asumió.

Abipones.

Pero el golpe certero contra las Reducciones lo dio la Junta de Temporalidades de Corrientes, que destinó el producido de la Estancia Rincón de Luna para solventar los salarios de los maestros y auxiliar en otros gastos a la Junta. Rincón de Luna fue propiedad de los Jesuitas para manutención a los reducidos del Chaco, al momento de la expulsión la dejaron con más de 80.000 cabezas de ganado. Fueron administradores de Rincón de Luna, José Ponciano Rolón, Manuel de Basabe y Pedro Fontevila.

 

Frente al caos en que cayeron las Reducciones de La Cangayé y San Bernardo de Vértiz por la evidente traición del blanco, al cambiar el destino de los recursos para su alimentación, el indio las abandonó y de nuevo se internó en el monte. Ambas ruinas se encuentran en jurisdicción de Juan José Castelli. Lo sorprendente es que, ningún proyecto cultural o educativo, da cuenta de la Real Historia del Chaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa