Inicio / INTERÉS GENERAL / Pedro Luis García: la corrupción daña al pueblo

Pedro Luis García: la corrupción daña al pueblo

Compartir

La corrupción es un mal, que daña profundamente a los pueblos que desean vivir en un marco de justicia, equidad y transparencia. Es una verdadera pena, que los actos de corrupción empañen el funcionamiento de un gobierno, y el crecimiento de una nación.


Si realmente tomáramos conciencia, que con cada acto de corrupción traicionamos a nuestra propia patria, y que es un hecho inmoral que no se condice con un hombre de buena fe, creado por Dios a su imagen y semejanza, que dice amar a su nación jurando defenderla hasta con su vida. Esta actitud perversa se le priva de mejores oportunidades a los sectores más postergados y vulnerables, y que ellos puedan acceder a un mundo con una mejor calidad de vida.
Ante estos hechos irresponsables, no podemos permitir que nos dañen, no hay que resignarse, más bien repudiarlos, porque existen en nuestra querida nación argentina hombres y mujeres de bien, que aman a su patria, que son honestos en su accionar y defienden a capa y espada los intereses de la nación.
No debemos caer en una actitud de juicio de valor generalizando estos hechos, pero al mismo tiempo tendremos que ser contundentes y buscar los medios para que caiga todo, el peso de la ley sobre aquellos que no han cumplido con su misión, ya que muchos juran por los santos evangelios servir a la patria con lealtad y patriotismo, pero luego rápidamente se olvidan de ello.
Si cada uno de nosotros actúa en forma correcta honesta y transparente dentro del parámetro de la legalidad y la legitimidad estaremos construyendo una sociedad diferente, en la que se respeta y se hace respetar lo que está establecido en nuestra carta magna.
Por ello sería bueno que unos de nuestros objetivos fundamentales como ciudadanos comprometidos, sea la participación activa en todo lo referente a la cosa pública, porque el silencio, es un acto de cobardía, que no solo suma en absoluto, en la búsqueda de una sociedad equilibrada, transparente que defienda los intereses de todos, sin perjuicio de nadie.
Por lo tanto, es muy triste, que nos acostumbremos, a que los actos de corrupción sean hechos normales, aceptados por todos, como si todo está bien. Ese relativismo no nos debe llevar, a actuar como si nada nos interesara, como si todo nos daría lo mismo, ello también es un hecho inmoral de nuestra parte, ya que cada ciudadano debe ser centinela de los intereses de su pueblo, porque una patria se hace grande con el compromiso y la lealtad de hombres y mujeres honorables que tienen, como fundamento ético, la defensa de los intereses de la nación antes que sus intereses personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 19 =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa