Inicio / LOCALES / Nuevas revelaciones: así operaban Rey y Lugo sobre los fondos públicos

Nuevas revelaciones: así operaban Rey y Lugo sobre los fondos públicos

Compartir

En el requerimiento de instrucción, Sabadini detalló en profundidad el esquema de los exfuncionarios para hacerse retornos ilícitos provenientes del fideicomiso de pautas publicitarias; el mecanismo comprendía cuatro patas: la Secretaría General, Fiduciaria y Hacienda y distintos medios; también quedó al descubierto el entramado de los polirrubros de Desarrollo Social.

 

El requerimiento de instrucción formal elevado al Juzgado Federal de Resistencia por la megacausa Lavado I revela parte del intrincado entramado que habría servido de base a los funcionarios provinciales hoy detenidos para hacerse con fondos públicos.

El texto, al que LA VOZ DEL CHACO accedió en exclusiva, deja al descubierto todas las maniobras de las que se habrían valido Horacio Rey y Roberto Lugo, a los que se señala como cabezas de una supuesta asociación ilícita, para montar un esquema con el que se hacían de retornos ilícitos y que derivaron, entre otras cosas, en la adquisición de las lanchas cuya existencia permitió a la Justicia detectar las primeras y reveladoras irregularidades.

El requerimiento -elaborado por el fiscal Patricio Sabadini- también expone la manera en que operaban los polirrubros y proveedurías que se enriquecieron con ventas a Desarrollo Social durante la etapa de Lugo como ministro de esa área.

En cuanto a la instrucción contra Rey, se señala que el esquema de acceso ilícito a fondos públicos se armó en torno al Fideicomiso de Administración de Pauta Publicitaria Oficial (Fappo) basado en una red de medios fantasmas y fundaciones creadas únicamente para facturar.

A groso modo, el fiscal apunta que esa operatoria tenía cuatro patas: la Secretaría General de la Gobernación (a cargo de Rey), Fiduciaria del Norte SA (donde operaba el recientemente detenido Gustavo Katavich), el Ministerio de Hacienda, bajo la órbita del ministro Cristian Ocampo, y distintos medios de comunicación (entre estos radio Libertad y Primera Línea).

La presentación revela que el ex secretario de la Gobernación -en el cargo hasta incluso cuando estalló el caso- tenía el manejo total del Fappo y que llegó al punto de crear un sistema de control paralelo con lo que se sirvió para tener retornos ilícitos de fondos públicos que debían ser destinados a publicidad de actos de Gobierno.

Para Sabadini, a esos retornos de dinero los concretaba a partir de una red de fundaciones y sociedades creadas especialmente para facturar los contratos creados por él mismo.

Es más, las sospechas indican que gran parte de esas entidades eran -directamente- apócrifas y que en torno a su existencia giraría una «factoría de facturas truchas».

El fiscal enumeró a las fundaciones: Volver a Empezar, Miqueas, Servir y Crecer; y también las empresas Chaco Digital, Praxton SA, Picarla SA, Selectiva SA y Framuna SA.

A partir de este entramado -que se integró a la contratación de algunos medios de comunicación a los que por orden del propio Rey se les habría incrementado el monto de la pauta- se terminó de aceitar la operatoria de retornos.
En ese punto, el requerimiento apunta a la agencia publicitaria Brandon -cuyo propietario es Facundo Gil, imputado-, la radio FM Libertad y el diario Primera Línea.

A CARGO DEL ÓRGANO FIDUCIANTE

Rey era la autoridad de aplicación y fiduciante del Fappo, al que tenían acceso -para nutrirlo- otros organismos provinciales que, en esos casos, requerían de la intervención del ministro Ocampo.
En cuanto a las contrataciones, Rey elaboraba una lista de medios habilitados para obtener esas pautas, la que se remitía a Fiduciaria con firma del exfuncionario.
Ese listado era firmado luego por el vicepresidente del directorio y la gerente general de Fiduciaria del Norte, en ese caso, la esposa del ministro, Alicia Vásquez (también imputada), luego reemplazada por Katavich (detenido).

 

Los polirrubros y la vinculación con el lavado

La otra arista de la investigación abierta por la Justicia Federal es la que apunta a las maniobras que habría encabezado Lugo, otro de los aprehendidos en el marco de la megacausa.
Según Sabadini, en el requerimiento a la jueza Niremperger- lo actuado permitió recabar «relevantes» elementos probatorios que permiten abonar hipótesis fácticas de investigación sobre maniobras ilícitas precedentes al supuesto delito de lavado.

En el caso de Lugo, fue vinculado a Claudia Varela y Ricardo Retamozo (son pareja; están detenidos) quienes son propietarios de Real Comercializadora, una compañía que incrementó exponencialmente sus movimientos a partir de convertirse en proveedora de Desarrollo Social.

La aparición de estas operaciones fue revelada recientemente por LA VOZ DEL CHACO.
Ese polirrubro está fuertemente sospechado de negociados ilícitos por altas cifras de dinero -que incluirían sobreprecios y cobros de retornos ilícitos- mediante la contratación por parte de Desarrollo Social desde 2014 mientras Lugo se desempeñaba como ministro.

Otro apartado en el requerimiento pone el foco sobre las operaciones de Finza SA, empresa perteneciente a la esposa de Lugo (Mónica Yaczuk, también aprehendida) y también sospechada de movimientos ilícitos en operaciones con Desarrollo Social durante la gestión del exministro hoy detenido.

Finza comparte domicilio legal con otra empresa en la mira de la Justicia: Intranea SA, cuyas propietarias son Lidia Clara Kyocapumisz (madre de Yaczuk y suegra de Lugo) y Silvia Simcik.

 

Aparecieron más lanchas

El trabajo de la Fiscalía Federal a cargo de Patricio Sabadini continuó ayer con nuevos allanamientos y el secuestro de al menos cinco lanchas que pertenecerían a supuestos testaferros de algunos de los funcionarios sospechados de lavado de activos.

Una de las pesquisas ordenadas por el fiscal tuvo lugar en una guardería náutica ubicada en Antequera, donde hallaron cinco lanchas similares a las que habían sido incautadas al inicio de las averiguaciones, hace casi 20 días.
Con las secuestradas ayer, ya son 16 las embarcaciones que están en poder de la Justicia (quedaron a resguardo de Prefectura) y que son parte de los elementos probatorios del expediente que maneja Sabadini.

De acuerdo con fuentes judiciales, estas cinco «nuevas» lanchas fueron encontradas en la guardería Guazú en tanto que la jueza Zunilda Niremperger ordenó su inmediata incautación.

MÁS ALLANAMIENTOS

Ayer por la tarde también hubo operativos de distintas fuerzas federales, relacionados con la megacausa Lavado I. Los dispositivos tuvieron lugar en Resistencia, en departamentos ubicados en al menos dos torres de la ciudad.

 

Fuente: La Voz del Chaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 2 =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa