Inicio / ECONOMÍA / En medio del nerviosismo por el dólar, el mercado pone la lupa sobre la revisión de tasas del Banco Central

En medio del nerviosismo por el dólar, el mercado pone la lupa sobre la revisión de tasas del Banco Central

Compartir

Este martes la entidad monetaria dirigida por Federico Sturzenegger fijará el interés de política monetaria, que se mantiene en 27,25% desde el 23 de enero. Esto en un contexto en el que la semana pasada debió «quemar» u$s385 millones para ponerle freno a la escalada del billete estadounidense

La semana empieza con la mirada puesta nuevamente en Federico Sturzenegger, debido a que el Banco Central resolverá este martes la nueva tasa de interés de referencia de la economía, envuelto en las presiones del mercado.

Es que la semana pasada la entidad monetaria debió «quemar» más de u$s385 millones, distribuidos en cuatro jornadas, para ponerle freno a la escalada del dólar y, a la vez, marcarle a la City que el tipo de cambio mayorista «preferido» por el Gobierno debe ubicarse por debajo de los $20,30.

Igualmente, pese haber volcado esa cantidad de billetes verdes, el precio apenas cayó cinco centavos en los cinco días hábiles.

En medio de este entorno cambiario bajo una temperatura elevada, Sturzenegger también deberá fijar la tasa de interés de referencia de la economía, que desde el 23 de enero se ubica en 27,25% anual.

Cabe recordar que la tendencia de la misma es a la baja desde el pasado 28 de diciembre, cuando el BCRA cambió la política monetaria y subió la meta inflacionaria al 15% anual para el 2018, forzado por presiones del Gobierno para que sincere sus números respecto a los que muestra el mercado.

Desde entonces, debido a que el Central decidió como uno de sus objetivos descender la tasa en el mediano plazo, los inversores comenzaron a «pedirle» como alternativa un dólar más atractivo, algo que el Gobierno no vio con desagrado debido al notorio atraso cambiario que se venía registrando.

De hecho, el tipo de cambio ya acumula en el 2018 un alza de alrededor de 8,6%, duplicando a la inflación del mismo período.

El verdadero problema para el oficialismo comenzó hace pocos días atrás, cuando la divisa estadounidense continuó sin freno su fuerte tendencia al alza por diversos factores locales y externos, como la escasa oferta de billetes de los sojeros y la dolarización de carteras de los últimos días.

Es decir, el mercado se recalentó demasiado y Sturzenegger debió salir a jugar fuerte la semana pasada, para aplacar al dólar y calmar el nerviosismo de la City, además de que no se traslade este incremento a los precios de la economía.

Ahora bien, con un tipo de cambio que el Central estableció que quiere a $20,30 como techo para estos momentos, y una tasa de interés que no tiene miras de subir más allá del nivel actual (según la última estrategia del BCRA), el inversor debe decidir cómo se posicionará en los próximos días para sacar la mayor rentabilidad.

«O convalidás un dólar más alto o subís la tasa para generar atractivo para los inversores, claro, todo es dinámico porque también juegan expectativas y credibilidad del mercado», sintetiza Amilcar Collante a iProfesional.

Un aspecto que desconcierta a la City es que el BCRA no haya incursionado en la plaza secundaria de las Lebac para subir la alicaída tasa de 26,5% para el plazo más corto, con el fin de acercarla un poco más a los 27,25% de la referencia de política monetaria.

Igualmente, en el mercado creen que este martes Sturzenegger no tiene margen de subir la tasa, porque significaría dar señales más confusas.

«Dado lo que viene haciendo y diciendo el Banco Central, lo mejor que puede hacer es mantener la tasa, ya que subirla no está dentro del libreto que viene mostrando desde el 28 de diciembre», resume el economista Gabriel Caamaño Gómez a iProfesional.

Por ende, considera que el recalentamiento del mercado cambiario «es la consecuencia del ruido generado por el cambio de política monetaria de la entidad, al bajar dos veces la tasa desde comienzos de año, en medio de datos de inflación que no eran contundentes».

En definitiva, con ese cambio de dirección, se considera que el BCRA mostró confusión, objetivos poco claros y que hasta la semana pasada buscaba un dólar más alto. Algo que generó que la oferta de divisas se retrajera.

En síntesis, si sube la tasa, la entidad podría darle más preocupación al mercado y, lo más peligroso, perder aún más credibilidad y quedar con un mensaje contradictorio.

En lo concreto, respecto a lo ocurrido en los últimos días, poniéndole el techo al dólar, puede volver atractiva a la tasa de interés en pesos.

En cuanto al mercado cambiario, fuentes del sector bancario creen que Sturzenegger medirá al mercado durante los próximos días.

Es que este nuevo «techo» al precio de la divisa podría inducir a que haya una mayor oferta de divisas y, en consecuencia, el precio continuaría a la baja.

Pero, si se observan nuevos movimientos alcistas por una elevada demanda, podría volver a intervenir con fuerza para dejar en claro su mensaje que no convalida un billete mayorista de más de $20,30.

La semana recién empieza, los próximos días aclararán un poco más el panorama a la City.-

 

Fuente: Iprofesional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 3 =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa