Inicio / INTERNACIONALES / Duro revés en la ONU contra Trump por su decisión sobre Jerusalén

Duro revés en la ONU contra Trump por su decisión sobre Jerusalén

Compartir

La Asamblea General votó 128 a 9 contra su anuncio de considerar a la ciudad de Jerusalén capital de Israel.

 

Las Naciones Unidas ignoraron las amenazas del presidente Donald Trump y le asestaron ayer un duro golpe con el apoyo mayoritario a la condena de la decisión de la Casa Blanca de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Con 128 votos a favor, 9 en contra y 35 abstenciones, entre ellas la Argentina, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución no vinculante que demanda a Washington dar marcha atrás y que se abstenga de trasladar su embajada a Jerusalén.

 

Es en todo caso, la posición histórica que ha venido defendiendo las Naciones Unidas y a la que adhirió hasta hace poco el propio EE.UU. En las últimas horas, Trump que ya quedó solo en el Consejo de Seguridad por el voto contrario de sus aliados Francia y Gran Bretaña, advirtió que anotaría el nombre de cada país que no se alinea con sus planteos. La embajador norteamericana en el organismo, Nikky Haley, reiteró ayer la amenaza ligándola con eventuales pedidos de financiamiento que serían considerados a la luz de este voto.

 

El tono inusitado dio un relativo resultado. Sólo Guatemala, Honduras, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau y Togo votaron en contra del texto, en línea con EE.UU. e Israel. Así, la resolución obtuvo un apoyo algo más limitado que muchas otras aprobadas cada año en apoyo de Palestina.

 

El día previo a esta votación la Asamblea General había adoptado un texto sobre la soberanía de los palestinos en los territorios ocupados, incluido Jerusalén Este, con 163 votos a favor, 6 en contra y 11 abstenciones. Haley había advertido “este día será recordado” e insistió en que EE.UU. aplicará esa memoria la próxima vez que un país le pida apoyo financiero o político, o cuando se le vuelva a reclamar que sea el principal contribuyente al presupuesto de la ONU. “EE.UU. va a situar su embajada en Jerusalén. Eso es lo que los estadounidenses quieren que hagamos.

 

Y es la decisión correcta. Ningún voto en la ONU hará una diferencia”, recalcó. Frente al mensaje de Haley, los palestinos pidieron al mundo no ceder al “chantaje” y la “intimidación” y situarse “del lado correcto” de la historia. “No seremos amedrentados”, aseguró el canciller palestino, Riyad al Maliki, que denunció la decisión Trump como “ilegal” y como un ataque contra su pueblo.

 

Esa idea fue reiterada por varios países de mayoría musulmana, encabezados por Turquía, que junto a Yemen fue el encargado de presentar la resolución ante la Asamblea. “Se nos ha pedido a todos que votemos ‘no’ o que nos atengamos a las consecuencias. Algunos incluso han sido amenazados con cortes en la ayuda al desarrollo. Esta actitud es inaceptable”, dijo el canciller turco, Mevlut Cavusoglu. “Esto es abuso … Es poco ético creer que los votos y la dignidad de los Estados miembros están en venta”, dijo dirigiéndose a EE.UU.

 

El pasado 6 de diciembre Trump reconoció de modo unilateral a Jerusalén como capital israelí, rompiendo décadas de consenso internacional, según el cual el estatus final de la ciudad debe ser acordado en un proceso de paz entre israelíes y palestinos.

 

Poco antes de la votación, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, seguro del resultado, había atacado a la ONU llamándola “casa de las mentiras”. La resolución exige “que todos los Estados cumplan las resoluciones” del Consejo de Seguridad relativas a la ciudad. En este sentido se recuerda que las Naciones Unidas condenaron la ocupación de Jerusalén Este por parte de Israel en la Guerra de los Seis Días en 1967. Esa acción fue sancionada como “territorio ocupado” según al resolución 2334 y por la 242 exigió el retiro de esas tierras. Israel nunca acató ese mandato.

 

“Todas las decisiones que pretendan haber modificado el carácter, el estatuto o la composición demográfica de la Ciudad Santa de Jerusalén no tienen efecto jurídico alguno, son nulos y sin valor y deben revocarse”, añade la disposición votada este jueves en la ONU. Pero el embajador israelí Danny Danon, sostuvo, desafiante: “No hay dudas de que esta resolución terminará en la papelera de la historia”.

 

 

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa