Inicio / DEPORTES / Cristian Toncheff, un argentino en Bahrein: “Extraño la pasión, no la violencia”

Cristian Toncheff, un argentino en Bahrein: “Extraño la pasión, no la violencia”

Compartir

Es chaqueño, tiene 35 años y es el único compatriota que juega al fútbol en ese país asiático. Ya había estado en el Ascenso español y en Gibraltar.

Recostada sobre el Golfo Pérsico, Bahrein es una próspera nación árabe donde también se respira la pasión por el fútbol. Y en sus canchas festeja goles un argentino: Cristian Alejandro Toncheff, chaqueño de 35 años. «La vida diaria para los que venimos de otra cultura muy diferente es más que el trabajo diario de ir a entrenarse, preparar los partidos y tratar de estar siempre en buena forma física, además de disfrutar de la familia en los momentos de ocio que aprovechamos para recorrer y conocer los lugares y su cultura. Son muy diferentes ya que es un país musulmán y viven por y para la religión, aunque también tienen sus momentos de disfrute. Por ejemplo, les gusta la buena comida e ir de shopping», le cuenta el delantero del Bahrain Sports Club a Clarín.

-¿Qué te llamó más la atención en el aspecto religioso?

-Tienen la habitual costumbre de los rezos, lo hacen cinco veces diarias. Cada horario de rezo se identifica por el sonido que se emite en los parlantes de todas las mezquitas. El imán correspondiente comienza rezando y en modo de llamado a los fieles a rezar. Lo particular de aquí es que hay dos diferentes momentos de rezos, uno para los musulmanes sunitas y otro para los chiítas. En Bahrein predominan los chiítas, aunque la realeza es de la rama de los suníes.

-Hablaste de las costumbres y estilo de vida, ¿te sentís extranjero o te integran rápidamente?

-Me siento extranjero adaptado, siempre pensé que la adaptación depende de uno mismo más allá de que luego las relaciones interpersonales con ellos se hagan más fáciles por el hecho de ser argentino y futbolista.

-¿Y con la alimentación y el idioma cómo te llevás?

-Sus comidas son copiosas, utilizan bastante el chili, y hay gran variedad de gastronomía árabe, especialmente libanesa y turca. Tienen la especial costumbre de comer en el suelo y con las manos. Su idioma es el árabe, aunque para comunicarse con nosotros los extranjeros lo hacen a través del inglés. Bahrein es el país del Golfo más abierto con respecto a las restricciones de la religión, en comparación con Arabia Saudita que es totalmente restringido, y la mayoría de los residentes allí vienen acá como destino de fin de semana, ya que en determinados lugares encuentran comidas de todo tipo y bebidas alcohólicas, aunque no en los supermercados. La adaptación personal fue bastante buena y rápida a las costumbres de aquí. Mi esposa, en cambio, necesitó más tiempo.

-Seguramente tendrás varias anécdotas divertidas, ¿podés contar alguna?

-Sucedió en mi primer día de entrenamiento. Al finalizar la sesión, como es habitual, entré al vestuario y fui a ducharme. Acostumbrado a quitarme toda la ropa en un vestuario masculino, mientras mis compañeros estaban charlando agarré mi toalla y como Dios me trajo al mundo me dirigí a la ducha. En cuanto di el primer paso, todos se quedaron callados y murmurando, uno que otro con tono de broma gritaba «ueeeppp». Llegando a la ducha lo primero que dije para mí mismo fue ¿para tanto es? y dudé si tenía alguna anomalía. Pero no. Al momento se acercó uno de mis compañeros y después de golpear la puerta de la ducha me dijo: «Cris, no puedes quitarte los calzoncillos para ducharte, aquí no está permitido mostrar las partes íntimas». Al instante obviamente le dije gracias, y que me disculparan. No lo sabía…

Toncheff comparte esta experiencia en la nación asiática con su esposa, Azahara, y su hija, Mia. En nuestro país, el delantero jugó en San Martín de Mendoza, Deportivo Morón, Colegiales y Huracán de Corrientes. Rememora: «Tengo muy lindos recuerdos del Ascenso en Argentina, el campeonato ganado con Huracán, el casi ascenso con Morón en aquel partido con Defensa y Justicia que nos empataron 3 a 3 sobre el final. También hermosos momentos en San Martín de Mendoza cuando fui promovido con 19 años al primer equipo que estaba en la B Nacional. La pasión del hincha argentino es inigualable, aunque a veces sobrepasa la línea de la violencia». En 2007 Toncheff emigró al ascenso español, exportando sus goles a Peñarroya FC, CD Azuaga, Alcázar, UB Conquense, CD Villarralbo y Extremadura UB. Luego continuó su recorrido europeo en Gibraltar, y el año pasado inició su experiencia asiática.

-¿Cómo es el fútbol de Bahrein?

-Imagináte el dicho ese que dice: «Cada casa es un mundo…», lo mismo pasa con el fútbol, cada país y cada rincón tiene sus particularidades. Se diferencia en pequeños detalles para los espectadores, pero para los que lo jugamos son grandes detalles. Aquí los extranjeros permitidos son tres en Primera, y dos en Segunda, por eso toda la responsabilidad recae sobre los foráneos, o los profesionales como ellos nos llaman, cuando el equipo no funciona. Algunos no tienen esa gran vocación de futbolista, ya que la gran mayoría de los futbolistas locales sólo juegan por hobby, y viven de sus trabajos, muy diferente a las ligas un poco más competitivas del Golfo como por ejemplo Arabia Saudita, Emiratos y Qatar, donde los futbolistas locales tienen un poco más arraigada la vocación, y se hace un poco más fácil para los extranjeros. Los hinchas son fanáticos del fútbol europeo más que del local, a excepción de algunos clubes como Muharraq, Riffa y Malkyia, cuyos fans van al campo a alentar a sus respectivos equipos.

-¿Tenés vínculos con compatriotas?

-Tengo contactos con gente latina, ya que hay muchos por cuestiones laborales. La mayoría trabaja en la industria del petróleo y también hay deportistas: colegas del fútbol y también del vóleibol. Hice amigos argentinos que conocí aquí pero están viviendo al lado, en Arabia Saudita.

¿Qué conocen en Bahrein sobre nuestro país, en general, y sobre el fútbol argentino?

-En Bahrein obviamente conocen lo futboleros que somos los argentinos. Saben de Maradona, de Messi, de Agüero, etc, ellos tienen especial cariño hacia el argentino. Y son muy fans de nuestra Selección.

-¿Hay más argentinos jugando en Bahrein?

-Aquí soy el único jugador argentino. Lo que no faltan son brasileños.

 

Fuente: Clarín

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − tres =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa