Inicio / ECONOMÍA / Argentina es el país más perjudicado por la menor inversión extranjera directa

Argentina es el país más perjudicado por la menor inversión extranjera directa

Compartir

En 2016 la inversión extranjera directa se redujo un 64%, la más alta de la región. La política proteccionista de Trump marca los nuevos tiempos


A la Argentina no le alcanzó con recuperar la confianza internacional cuando asumió Mauricio Macri asumió la presidencia. Hoy, el país es uno de los que más sufre la falta de inversión extranjera directa y, prueba de ello, es el manotazo hacia el Fondo Monetario Internacional (FMI) para pedir un crédito que respalde las obligaciones que la administración nacional debe enfrentar en los próximos tiempos.

La inversión ni siquiera llega a Vaca Muerta, la promesa de las inversiones presentes y futuras del país. Hasta China, ávida por mover fichas en distintas partes del mundo, redujo sus créditos en la región.

El Gobierno argentino insiste en que los u$s30.000 millones solicitados al FMI consisten en un préstamo preventivo. Esto ocurrió cuando el dólar ya tocaba los $23, para pasar a esta semana por encima de los $25. Para frenar una subida adicional el Banco Central de la República Argentina (BCRA) viene aumentando las tasas, en torno al 40%, las más altas del mundo.

El contexto internacional y las movidas proteccionistas de Donald Trump obligaron a los inversores a ser prudentes. Y los fondos que buscaban rentabilidad en lugares como la Argentina, se retiraron

De hecho, un informe de la CEPAL sostuvo que en caso latinoamericano la situación empeora por el escenario global que se expande hacia la economía digital, que tiende a una concentración de las inversiones transnacionales en las economías desarrolladas.
De acuerdo al informe, Latinoamérica y el Caribe registraron 14% de la Inversión Extranjera Directa (IED) entre 2011 y 2014, cifra que cayó hasta el 10% en 2015 y 2016.

América latina depende más de la IED que la media mundial. Este tipo de inversión supone el 3,6% del PBI de la región, frente al 2,5% que registra el mundo.

La IED bajó 7,9% en América latina en 2016 y en el caso de la Argentina ese retroceso fue de 64% en ese mismo año, registrando la caída más pronunciada de la región. Brasil había bajado 47%, México 19%, Colombia 15,9% y Chile sólo 7 por ciento.

Este descenso también se debe a la menor inversión de China, comportamiento plasmado en una menor participación del Banco de Desarrollo de China y el China Eximbank.

El problema de Macri es que los tiempos se le redujeron de manera drástica. Lo que quería modificar a un ritmo más lento, el famoso gradualismo, parece no resistir más.

A los argentinos no les gusta el llamado al FMI por las cosas que deban cederse a cambio del respaldo. Pero la expectativa oficial es que esa ayuda permita sanear las cifras de la macroeconomía del país de una manera definitiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 2 =

CONTACTO: • Correo de producción: chacoenlineainforma@gmail.com • Diseño realizado por Chaco en línea informa