Inicio / ACTUALIDAD / María del Mar Mora y Araujo: “Igual que a nivel mundial, en el Servicio de Quemados no podemos erradicar las quemaduras en niños que suceden en un instante de distracción de las madres”

María del Mar Mora y Araujo: “Igual que a nivel mundial, en el Servicio de Quemados no podemos erradicar las quemaduras en niños que suceden en un instante de distracción de las madres”

En diálogo con Chaco en Línea Radio la Dra. María del Mar Mora y Araujo, jefa del Servicio de Quemados del hospital Pediátrico de Resistencia, aseguró que en la época de frío aumentan los accidentes domésticos que se producen por quemaduras. Brindó recomendaciones que los adultos deben tener en cuenta para evitar que sus hijos sufran graves consecuencias.

Teniendo en cuenta que se acerca la época invernal, la jefa del Servicio de Quemados del hospital Pediátrico “Dr. Avelino Castelán” de Resistencia advirtió que es uno de los períodos del año donde se incrementan los accidentes domésticos por quemaduras.

“Cuando hace frío crece el pico de accidentes domésticos que se producen por quemaduras que, en general, son previsibles”, manifestó la doctora María del Mar Mora y Araujo asegurando que el mayor porcentaje de quemados que atienden “son niños de 1 a 4 años, porque son las edades en que los chicos son los más deambuladores dentro de una casa”.

La médica explicó que con el clima frío “se producen cambios de rutina en los hogares, se utiliza más agua caliente en los baños y en las cocinas, es más frecuente utilizar termos, aceite caliente y se suma la presencia de brasas poniendo en riesgo la integridad de los niños”.

“Las quemaduras accidentales en el hogar son muy comunes y previsibles en niños pequeños”, subrayó la doctora recordando también que “el hacinamiento en los espacios del interior de una casa hace que muchas veces ocurran accidentes porque se puede chocar con algún elemento y podría caer sobre el niño, entre otras tantas situaciones”.

“En el Servicio de Quemados del hospital Pediátrico no logramos erradicar las quemaduras que siguen ocurriendo en las cocinas. A nivel mundial sucede que en un momento de distracción de la madre, el niño intenta agarrar el mango de una sartén o cualquier recipiente que está sobre las hornallas y se tira sobre su cuerpo”. En la actualidad “también hay muchos episodios de quemaduras con las jarras eléctricas que, generalmente, las usan colocándolas en mesas u objetos bajos”, detalló la doctora.

En este contexto Mora y Araujo recomendó a los adultos tener más cuidados. “Debemos prestar atención a que los chicos no estén cerca cuando cocinamos y debemos colocar las ollas y demás elementos que usemos en las hornallas traseras de la cocina”. También aconsejó “mezclar bien el agua a la hora del baño de los chicos porque el año pasado hemos tenido casos en que madres han quemado manos en algunos casos y pies en otros, porque no templaron bien el agua”.

Teniendo en cuenta las intensas lluvias de los últimos tiempos donde la gente suele elevar sus electrodomésticos por si entra agua en sus casas, entre las medidas preventivas la jefa del Servicio de Quemados del hospital Pediátrico también sugirió tener en cuenta que “muchas familias suben las cocinas arriba de pilas de ladrillos dejándolas un tanto inestables”; por eso pidió “que las fijen contra la pared porque los niños suelen tocar o apoyarse y se producen accidentes”.

“Otro de los sucesos es que hay familias cocinan a leña. Ante esta situación recomendamos habilitar un sector abierto exclusivo para cocinar y que apaguen bien el fuego cuando ya no lo ocupan para que no queden brasas encendidas o las cenizas caliente porque los niños podrían quemarse mientras juegan”.

Además, “es sumamente necesario apagar los braseros antes de ir a dormir porque es extremadamente peligroso no solo su inhalación sino que también puede provocar un incendio”, remarcó la doctora. En este sentido también aclaró que a los niños “no hay que hacerles vapor de agua hirviendo en ollas. En todo caso, deberían hacerles vapor con agua caliente de la ducha encendida”.

“El Servicio de Quemados del hospital Pediátrico está compuesto por distintos profesionales, cuatro cirujanos plásticos, dos médicos clínicos, pediatras, enfermeros, kinesiólogos y psicólogos”, señaló la doctora Mora y Araujo y reiteró la importancia de la prevención porque “un niño puede sufrir quemaduras parciales y quedar con cicatrices o puede ser más grave y quedar con otras secuelas o una discapacidad de por vida más allá del tratamiento o la rehabilitación que reciba”.

Para finalizar la doctora manifestó que “durante la internación de los niños con quemaduras, a los padres les pedimos que nos ayuden a promover las medidas de cuidado y prevención en sus hogares para que no les pase a otros chicos”, puntualizó.

Dejanos tu comentario

CONTACTO: • Correo: chacoenlineainforma@gmail.com • Celular: 3624001375 Diseño realizado por Chaco en línea informa