Ultimas Noticias
Inicio / DEPORTES / Fútbol argentino en época de turbulencia económica: cuánto y cómo afecta la devaluación a los clubes

Fútbol argentino en época de turbulencia económica: cuánto y cómo afecta la devaluación a los clubes

Compartir

La Argentina vive nuevamente una feroz devaluación del peso argentino y las instituciones de nuestro fútbol no quedan ajenas a las cuestiones económicas que atraviesan a la población.Una vez más, ahora tras los resultados de las PASO, el dólar en la Argentina volvió a dispararse de la noche a la mañana y, desde el último lunes, en el país se vive un clima de incertidumbre por la devaluación de la moneda nacional y la inflación que puede generarse en el futuro inmediato. Como sucede prácticamente con toda la población del país, el fútbol argentino no queda ajeno al complicado panorama económico, aunque a cada club lo afecta de manera distinta.

Hay diferentes cuestiones desde lo económico para entender cómo impacta la suba del dólar en las instituciones deportivas. Porque, por ejemplo, no es lo mismo para el que puede vender al exterior y cobra una transferencia en moneda extranjera (norteamericana o europea) ante el que no tiene esa actividad en el mercado de pases, o para los que tienen contratos dolarizados con o sin tope, o para los que, por la crisis que afecta a la población, tuvieron una baja considerable de socios que dejan de pagar la cuota porque deben recortar gastos.

En Boca, por ejemplo, cada vez que pasa algo así con el dólar se acuerdan de Gustavo Gómez, el defensor paraguayo que estuvo a punto de ser refuerzo del Xeneize pero terminó desistiendo porque Angelici se negó a la petición del ex Lanús de cobrar al valor de la cotización del día, sin tope. En el Xeneize aseguran tener a todos los jugadores con contratos dolarizados atados a un tope que solo aumenta cuando también sube la cuota social.

Distinto es el caso de River, del que mucho se habló en el último tiempo sobre su situación económica y financiera. El Millonario tiene algunos sueldos sin límite en la cotización de la moneda norteamericana, que en estos momentos son los que más preocupan y llevaron a la dirigencia a realizarle un pedido a los representantes para que esperen hasta octubre, cuando pasen las elecciones y haya un panorama más certero de lo que se viene, para evaluar la refinanciación.

Sumado a esto, el club de Núñez prescindió de un ingreso tan importante como lo es el sponsor principal de la camiseta. Recién para el arranque de esta temporada pudo cerrar un acuerdo con una aerolínea, que le implicará un ingreso clave en moneda extranjera. Así y todo, en un mercado de pases donde a River no le ingresó plata significativa por la venta de ningún jugador, la Comisión Directiva no parece estar desesperada por realizar una gran venta y aseguran que si hay algún jugador pretendido por clubes del exterior, solo se irá por el valor de su cláusula.

En Avellaneda, por ejemplo, el tope del dólar fue tendencia en Racing, que en este intervalo tuvo que ajustar valores para varios de los contratos que tiene dolarizados. A su vez, a la Academia negoció hasta último momento con San Lorenzo por Nicolás Reniero y la venta terminó haciéndose justo esta semana, tras la suba del dólar. En tanto, Independiente -como si hubiesen tenido la bola de cristal- en el mercado de pases que acaba de cerrar “se sacó de encima” los tres contratos que tenía con dólar libre: Gaibor, Francisco Silva y Gonzalo Verón. Pero por otro lado, la situación terminó de dar de baja la posibilidad de incorporar a algún otro jugador, tal como quería Beccacece. Además, con la eliminación en la Sudamericana, el Rojo perdió también la chance de sumar un ingreso interesante en moneda estadounidense.

En tanto, San Lorenzo tiene algunos contratos dolarizados sin tope -de los jugadores que ya están hace un tiempo en el club- y la dirigencia intentará poder ponerles un límite a los sueldos de esos pocos jugadores. En tanto, el Ciclón tuvo un activo mercado de pases, donde ingresó una buena cantidad de dinero por transferencias en el extranjero más lo de Reniero -y no descarta sumar la venta de Senesi o Gaich de acá a fin de mes- aunque también tuvo erogaciones importantes para traer figuras como Menossi, los hermanos Pittón y los Romero.

Claro está que la situación afecta a absolutamente todos los clubes del país y, de hecho, probablemente al grueso de las instituciones que no integran el selecto grupo de los denominados “grandes”, el presente se les hace mucho más cuesta arriba todavía, teniendo en cuenta que la generación de recursos cuesta más. En este contexto, la clasificación de Colón a semifinales de Sudamericana es una gran noticia para el Sabalero, que además de buscar la gloria, sigue generando un ingreso extra a partir de los premios por avanzar de ronda y la venta de entradas para la Copa. Ojo, el elenco santafesino tiene también en la balanza contratos de los extranjeros en moneda estadounidense, por lo que en la subida del dólar no es todo positivo. En Unión, el dato es que no hay contratos dolarizados y que el buen papel que viene realizando el equipo de Madelón produjo un importante incremento en la cantidad de socios que ayuda a equiparar un poco las cuentas pensando en los gastos de los insumos que el club necesita para las distintas instalaciones del Tatengue y vienen del extranjero, como por ejemplo, la pileta, uno de los grandes distintivos de la institución.

Por último, Estudiantes vive una realidad similar a la de todos los clubes en materia de ingresos, contratos, topes de dólar y demás, pero tiene en simultáneo, una situación distinta a todos: está a menos de tres meses de inaugurar su nuevo estadio de 1 y 57. Para la última etapa de la construcción, el Pincha cuenta con todos sus recursos en dólares, por lo que la planificación y el toque final no corren riesgos de gastos que no eran tenidos en cuenta o retraso en los plazos por cuestiones de financiación. Desde el año pasado, el club platense tiene 8,5 millones de dólares (5 de un préstamo bancario más 3,5 de recursos propios) separados para el estadio Jorge Luis Hirschi.

“En esta etapa, el 90% de lo que resta es en dólares por lo que nos es neutral en ese aspecto la devaluación. Obviamente, lo que sí nos afecta es en la generación de recursos para devolver a futuro el préstamo en dólares”, le contó a TyCSports.com Juan Prates, prosecretario de finanzas del club. El estadio está pensado con espacios para originar ingresos: con cánones fijos de un patio de comidas, estacionamiento, museo o el bar, más la venta de abonos y palcos. Aunque claro, todo eso representará una entrada de pesos y no dólares. Pero para poder ingresar dinero en moneda extranjera, el Pincha apelará a un recurso que, en nuestro país todavía no está prácticamente aprovechado: “Estamos trabajando en el naming del estadio y si se llega a cerrar, ese sería un contrato en dólares”.

Lógicamente, desde la Superliga también mostraron su preocupación por el presente que se vive en el país y, como puede verse, afecta de pleno al fútbol argentino. “Hoy todos somos un 30 por ciento más pobre. Más allá de los clubes, nosotros veníamos avanzando con dos sponsors que, al ver la disparada de la divisa, metieron las conversaciones en el freezer. La cautela obliga a repensar más cada paso. Entonces las reuniones que teníamos acordadas para esta semana fueron postergadas con fecha a definir”, le manifestó Mariano Elizondo, presidente de la institución que rige la máxima categoría del fútbol argentino.

La pelota seguirá rodando y los hinchas, alentando. La pasión del fútbol argentino no entiende de cotizaciones y jamás se devalúa, pero los clubes deberán estar más atentos que nunca para poder mantener sus estructuras y los dirigentes, con los ojos bien abiertos y el ingenio más agudizado que nunca, para que la situación económica del país golpeé lo menos posible.

 

Fuente: TyC Sports

Dejanos tu comentario

CONTACTO: • Correo: chacoenlineainforma@gmail.com • Celular: 3624001375 Diseño realizado por Chaco en línea informa