Inicio / ECONOMIA / Dólar, riesgo y la “Iniciativa Dharma” que invoca el Gobierno

Dólar, riesgo y la “Iniciativa Dharma” que invoca el Gobierno

La situación actual recuerda un proyecto científico en la serie de televisión estadounidense “Lost”. ¿Cómo es el plan de Sandleris para salvar el complejo escenario financiero?

Que baje el riesgo país. Es un mantra. Una escena que se repite. En el Palacio de Hacienda no se habla de otra cosa. Todos le prestan atención. Incluso más de la que, hasta ahora, parece haberle otorgado la Casa Rosada. En medio de un escenario que destila aroma a pax cambiaria, y cuando propios y extraños ya advierten nuevamente que el dólar estaría acercándose, con intermitencias, a la banda inferior de Sandleris, una logia de analistas, brokers, economistas y funcionarios adictos a los números parecen inquietarse por una combinación que resulta letal.

La situación actual recuerda la “Iniciativa Dharma”, que es el nombre de un proyecto científico en la serie de televisión estadounidense “Lost”: un misterioso proyecto con una amplia presencia en la isla donde están perdidos los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines, y que tiene como fin cambiar el destino de la humanidad, evitar la “destrucción” del ser humano. Los números, la combinación de los mismos, están basados en una ecuación que predice los días y horas de la autodestrucción de la humanidad

Por un lado, el misterioso proyecto con el que Guido Sandleris planea salvar el complejo escenario financiero parece haber generado, hasta ahora, un gradual descenso en la tasa de las Leliq, que en las últimas horas vulneró el “piso” del 60% anual a partir de la confirmación de un recorte en las expectativas de inflación en los últimos meses del año.

Por otro, la divisa en el mercado mayorista se encuentra una vez más mordiendo el límite inferior de la banda, lo que podría generar algún tipo de demanda adicional de dólares a partir de la especulación de un rebote.

Sin embargo, la clave es ésta: el Gobierno está llevando a cabo un plan económico cuya recuperación o rebote depende en gran medida de lograr el restablecimiento de condiciones más sensatas de financiamiento para Argentina en el mercado internacional. Un nivel de riesgo país por encima de los 700 puntos básicos pone en riesgo el plan. La ecuación para salvar la “isla” no está funcionando.

Es decir que más allá de del supuesto equilibrio entre la tasa y el dólar que calibra permanentemente el Banco Central, en el Gobierno entienden que lo más relevante sería lograr una sustancial reducción de la percepción de riesgo. Esto es así, porque si esta marca se contrae, entonces esto significa que el costo de financiamiento se reduce y Argentina recuperaría así el acceso al crédito voluntario externo a la mayor brevedad.

De otra forma, los niveles de tasa de interés terminarían perjudicando de forma importante la actividad económica, porque esa tasa debe compensarle al inversor no sólo la tasa que paga el bono del Tesoro de EEUU, sino también la sobretasa que pagan los bonos argentinos (riesgo país argentino). Y a eso se suma, la incertidumbre financiera (si alcanzan o no los dólares para pagar la deuda) y política (cómo avanzan los sondeos para las próximas elecciones).

Ergo, si baja la incertidumbre, el Gobierno no sólo podrá financiarse en los mercados, sino que redundaría en un recorte de la incertidumbre financiera que, a su vez, podría tener impacto en lo político. Con una economía con tasas más bajas y tipo de cambio controlado, en Hacienda entienden que esto redundaría en un mayor respaldo político, lo que haría bajar aún más el riesgo país. Y así.

Dejanos tu comentario

CONTACTO: • Correo: [email protected] • Celular: 3624546221 Diseño realizado por Chaco en línea informa